Un café de caca por $50, por favor

Imagina que estás de viaje con tu familia o algunos amigos. Habéis decidido visitar la maravillosa Tailandia por unos días, e intercambiar los ruidos y humos de la ciudad por la belleza sublime de aguas turquesas, deslumbrantes monumentos y vegetación tropical exuberante. Y todo ello envuelto por la misteriosa y ancestral cultura asiática.

TAI-2011-Playa
Playa de Tailandia

Uno de los lugares de interés es el distrito Chiang Saen, al norte del país, donde destacan el Doi Luang Pae Mueang, macizo montañoso de 1.328 metros de altura y el gran Mekong, séptimo río más largo de Asia. Además, habéis hecho una parada en uno de los numerosos hoteles de lujo, como es el Aleenta Resort & Spa, y pedís un café (“un café especial, sorpréndanos”), mientras descansáis un rato de las largas caminatas y os refrescáis del calor. Cuando llega la cuenta, se os salen los ojos de las órbitas y llamáis al camarero para que os aclare el malentendido. El camarero os comenta amablemente que vosotros habíais pedido un café especial, y comienza a explicar la historia de la taza de Black Ivory Coffee por $50.

Hace 10 años en Tailandia, el señor Blake Dinkin decidió  hacer negocio a partir de lo que normalmente se destina para hacer abono. En colaboración con la “Golden Elephant Triangle Foundation”, hoy dispone de 20 elefantes para elaborar su producto. Los elefantes son alimentados con bayas de café crudas, recogidas con sumo cuidado a más de 1.500 metros de altitud. Como ya sabéis, lo que entra por un lado sale por el otro, después de haber sufrido procesos de fermentación que permiten romper las proteínas existentes en la pulpa de las bayas. La cantidad de proteínas es lo que le da o le quita amargor al café, y puesto que el proceso de digestión en los herbívoros es más lento y fermentativo que en los carnívoros, los granos resultantes tienen un contenido proteico muy bajo.

Después de que los elefantes han procesado la comida durante 15 o 30 horas, se extraen manualmente los granos de cafe de entre el montón de heces, se secan al sol y se tuestan. Para cada kilogramo de Black Ivory Coffee se requieren aproximadamente unos 10.000 granos de café recién salidos del trasero del elefante. Como cabe esperar, este café es un producto que necesita mucho tiempo y mimo para su maduración, procesado y elaboración. Y como tal, sólo está disponible en los mejores hoteles cinco estrellas de Tailandia, Malasia y las Maldivas, por la friolera de $50 la taza.

Después de esta historia, el camarero se retira y os deja asimilar lo que acabáis de beber. ¡Salud!

pooop
Mujer Mahout recogiendo a mano los granos de café
article-0-1664CD62000005DC-362_634x448
Granos de café después de la recolección
elephant-coffee_2424296k
Café de caca de elefante
Fuente:
http://www.blackivorycoffee.com/
http://www.planetacurioso.com/
http://www.aleenta.com/

¡Comparte tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s